Erase una vez, hace muchos años  en un lejano país……. 

Uy nooo, que así comienzan los cuentos de hadas, y esto no hace parte de la fantasía. sino más bien de una historia real que me paso a mi cuando era un asesor del montón, cuando era uno mas. 

Ocurrió hace muchos años, más de 18 diría yo, y fue en un lejano país, Colombia que es donde vivía en ese entonces.

Tenía pocos años de experiencia, pero ya había tenido la oportunidad de trabajar y aprender junto a grandes chefs y de haberme formado en escuelas de renombre, esto creía yo que me avalaba para diagnosticar y prescribir a los que me contactaban.

Pero tengo que admitirlo, aunque tenía conocimientos y podía ayudar de muchas formas con mis habilidades, no era capaz de llevarle la contraria a quien me contrataba, y simplemente seguía las indicaciones que el dueño de cada restaurante me pedía, lo cual fue un error grave y que no volví a repetir.

Todo ocurrió un día durante mi turno partido, me llamó una persona y me dijo que le habían dado mi número pues había ayudado a un conocido de otro restaurante y este me había referenciado pues estaba satisfecho con el trabajo realizado.

Esto por supuesto me enorgullece y me infló el ego.

Concretamos una reunión y me explico lo que quería, yo básicamente tomé apuntes y le dije un precio, el cual no me debatió, sino que simplemente me dijo que empezara cuanto antes, así que al día siguiente ya estaba yo allí planificando con agenda y lápiz.

Empiezo a contar las cagadas que cometí y que me llevaron a tomar decisiones que a día de hoy si que me han dado buenos resultados.

Lo que el dueño del restaurante  quería, era básicamente que le diseñara 5 platos de alta gastronomía para mejorar su carta, los estandarizara, costeara y enseñara a su equipo.

Él tenía unas revistas con fotos de lo que más o menos quería, y yo me debía adaptar a lo que él me mostraba, pues quería aumentar sus ventas con estos nuevos platos y así aumentar el flujo de caja, ya que económicamente el restaurante no iba muy bien.

Lo primero que vi fue su carta extensa con una lista interminable de platos.

Baje a la cocina y había un desorden espantoso, y yo entre como pedro por su casa sin pedir permiso para entrar y abrir neveras y alacenas lo cual generó un choque con el personal de cocina ( como te dije, tenía poca experiencia y en su momento no vi que de malo tenia entrar en la cocina y abrir cajones y cámaras).

Lo cierto es que me falto empatía y haberme dejado guiar por los responsables de cocina en ese momento, ya que yo era el que venía de fuera.

El chef del restaurante básicamente me retó a irme a las manos con él y que a puñetazos solucionaremos eso, pues era una afrenta para él, y el resto del equipo me miraba como un usurpador.

Luego me disculpé y me recibieron con mucha reticencia pues creían que iba a quitarles su puesto de trabajo, así que les expliqué que lo mío era una asesoría temporal y no iba a quedarme en plantilla.

Lastimosamente no había nada estandarizado ni tenían escandallos , fichas técnicas ni manuales de procesos. y la formación del personal era nula, todos empíricos , con poca experiencia y habían llegado a buscarse la vida en lo que fuese, y encontraron la oportunidad de trabajo en ese sitio,  lo cual dificulta la evolución del equipo de cocina.

Al revisar las cámaras refrigeradoras tenían inventarios altísimos de productos costosos y con baja rotación. 

Cada vez  que preguntaba algo mas, me daba cuenta que había mucho trabajo por hacer, y que lo prioritario no era hacer lo que el dueño me había encargado, ya que esos platos por si solos no harían nada por mejorar el restaurante, contrariamente eran platos tan complejos para el nivel del equipo que causarían caos y demoras en el servicio.

Fui a hablar con el dueño y le expliqué lo que veía y él me dijo cortante: yo te pago por lo que te dije, necesito esos platos y listo,  y date prisa que la próxima semana les tomaré fotos y mando a  imprimir la carta nueva con esas novedades.

En ese momento debí haberle dicho: NOO, ASI NO SE PUEDE TRABAJAR, DEBEMOS ESTRUCTURAR LAS BASES Y SEGUIR UNAS PAUTAS.

Pero no lo hice, solamente le dije: Ok sigo adelante con eso, sin mas, ahí me falto poner mas huevos y pararme en la raya, pero por seguir esa premisa tonta de que el cliente siempre tiene la razón , me limite a hacer los platos y enseñarles al personal, el cual luego me acogió mejor pues vieron que yo estaba de paso, aprendieron los platos y yo tenía claro que no era una medida para mejorar y que todo iría a peor.

Terminé ese trabajo con más frustración que alegría y solamente  llamé para cobrar lo que me debían, otro gran error pues debí hacer seguimiento, aunque ya estaba resignado y era consciente que las cosas no iban a terminar bien.  

Por cierto el pago  que en un principio no representaba ningún problema se demoró bastante y me pidió una rebaja, yo entregue lo pactado y luego me salió con historias de que allí se pagaba a 60 días posterior al servicio, lo cual nunca me dijo cuando me contrató.

En fin que ese trabajo mío no fue lo que esperaba y me dejo con una sensación  amarga, hice un trabajo que no sentí que era el que debía hacer , no estuvo bien hecho, y quede con la sensación de ser un  idiota por no haber sido fuerte y haber parado a tiempo.

Al cabo de unos meses pase por frente al restaurante y estaba cerrado con un aviso, SE VENDE O TRASPASA.

Una pena pues estaba muy bien montado y en un buen lugar. Pero tristemente no se hizo un planteamiento bueno desde la apertura y después se tomaron medidas que no servían para lo que realmente necesitaban.

En ese momento era muy novato y me faltaba rodaje, gracias a mucha formación y trabajo duro he conseguido posicionarme  dentro del sector y realizar asesorías  de calidad con clientes maravillosos que a día de hoy son amigos a los cuales llamo y escribo con frecuencia  y cuando tengo la oportunidad visito, ya que el éxito de ellos es el mío. 

Afortunadamente de las situaciones negativas surgen muchos aprendizajes.

No soy Dios ni me las se todas, pero te aseguro que no soy un asesor del montón que se agarra a cualquier proyecto, soy selectivo y voy a estudiarte, al igual que a tu restaurante y a tu clientela me gusta saber todo sobre mis clientes y buscar a fondo, no quedarme en la superficie.

De ahí la importancia de conocer que es lo que quieres, tener un contexto de tu situación, y  para eso has de rellenar este formulario de contacto donde validare si podemos trabajar juntos o no, pues prefiero decir no a proyectos con los que no me sienta identificado o en los cuales vea poca implicación y compromiso.

Éxitos y buena vida

Alejo Pérez Barroso

Preguntas frecuentes

Es muy sencillo, después de rellenar el formulario, yo validaré la información y me pondré en contacto contigo, sea para decirte que sí o que no, siempre respondo personalmente.

si la respuesta es SÍ, te enviare un enlace para que escojas la fecha y hora que te venga bien para que hagamos la reunión inicial ( previo pago € 90). y después de esta reunión de diagnóstico te digo cómo empezamos a trabajar y nos ponemos manos a la obra.

La sesión inicial o de contacto tiene un precio de 90 euros y se realiza vía zoom.

La asesoría  online tiene un costo de 900 euros al mes , y si quieres presencial 600 euros por día ( siempre y cuando sea dentro de la península), fuera de la península sumale el  vuelo.

El servicio dura un mes, e incluye 4 reuniones online via zoom + formatos, fichas y material + planes de acción que sean necesarios para optimizar tu restaurante, aparte del seguimiento vía email que realizó durante todo el proceso + el trabajo que realizo por mi cuenta fuera de las reuniones para que implantes +  resolución de dudas y planteamientos que surjan durante el proceso, y hasta 30 días después de finalizado.

 

En el caso de la asesoría presencial incluye estar en tu restaurante 9 horas por día. con media hora de descanso. Aparte de formatos, fichas y material que sea necesario para optimizar tu restaurante, aparte del seguimiento vía email que realizó y la resolución de dudas y planteamientos que surjan durante el proceso, y hasta 30 días después de finalizado.

No trabajo con todo el mundo, y hago un filtro para trabajar solo con aquellos proyectos a los que se que puedo aportarles y en los cuales veo un compromiso real, por eso el formulario y la posterior reunión de diagnóstico, antes de eso no trabajo con nadie, ya que no me interesa ganar dinero y sentirme frustrado con proyectos que no me llenen.

Todo depende de cada caso en particular, pero no me gusta trabajar con nadie más de 3 meses ya que dejaría de ser una figura de asesoría a una persona más del equipo, y me parece contraproducente eternizarse en un sitio.

No, no hago promociones ni ofertas ni black friday, ni descuento para amigos y familiares. La tarifa no se negocia y por el contrario va subiendo cada temporada.

 

El pago se realiza a través de transferencia bancaria o vía bizum.

Recuerda que nada se soluciona si no tomas acción, y que las cosas jamás se arreglan solas.

Suscríbete y recibe GRATIS el manual.